Categorías
Ejercicio Profesional

¿Cuál es el valor agregado de una mentoría?

¿Cuál es el valor agregado de una mentoría?

Taller de mentoría para desarrollar liderazgo empresarial

Dirigido al desarrollo de liderazgos empresariales, para que las y los asistentes puedan revisar su entorno laboral y sus comportamientos desde una visión más estratégica y asertiva para obtener mejores resultados.

por Karen Schimidt

Si queremos conocer la definición literal que un diccionario nos dice sobre la mentoría, el mismo la define como “Práctica de enseñanza y aprendizaje que se lleva a cabo con la asesoría y guía de una figura conocida como “mentor”.

Después de muchos años brindando mentorías, de manera consciente y enfocada; siendo testigo de los cambios generados por parte del aprendiz; en donde, no solo tienen que ver los comportamientos sino también las emociones, logré llegar a mi propio significado.

© Centro Carbonell Online

Para mí, es el arte de guiar, de acompañar a la persona en su desarrollo profesional y también personal; es escucharla; ser empático y abrazar sus miedos, desesperanzas y frustraciones como si fueran propios; con el objetivo de, sin soltarla, hacerla renacer.

Cuando nacemos, el primer acto-reflejo innato que manifestamos es el de llorar, para llenar los pulmones de aire. Parecería que deberíamos también haber nacido con la capacidad de adaptarnos a ambientes que, si bien pueden ser hostiles o no, generalmente están llenos de personas que intentarán: enseñar, criticar, demostrar, humillar, competir, liderar, abusar, apoyar, etc. Como es obvio, me refiero a una organización o empresa.

El común de las personas intentamos adaptarnos lo más pronto posible, puesto que queremos demostrar que somos capaces; sin embargo, muchas veces esto repercute en nuestras emociones. Miedo, frustración, estrés, ansiedad y cansancio.

© Centro Carbonell Online

Dejamos de aprender, de desenvolvernos naturalmente y no logramos manifestar eso que intrínsecamente somos: seres positivos, creativos, persuasivos, agentes dispuestos al cambio, grandes estrategas y conciliadores, entre muchos otros rasgos más.

Hace mucho tiempo me convertí en líder de varios equipos, aprendí negociaciones ganar – ganar y logré posiciones en donde la toma decisiones delicadas era indispensable.

Décadas más tarde, me puedo reír de lo que llegué a construir sobreponiéndome a muchos obstáculos, sin embargo, cuánto malestar me hubiera ahorrado si hubiera tenido un mentor de liderazgo, una asesora financiera, un asesor de imagen, un coach de vida y muchos otros expertos a quien hubiera podido acudir y gritar por ayuda.

Las cosas finalmente han cambiado y empieza a ser aceptable el hecho de que <somos humanos y estamos vivos>, y como personas que somos, pasamos por distintos estados mentales que oscilan entre lo positivo y negativo, la tristeza y euforia, la frustración y el entusiasmo, la esperanza y la desilusión.

© Centro Carbonell Online

Las personas están más conscientes en que, si realmente quieren despegar y no volver a tocar piso, necesitarán de un par de ojos exteriores que los ayuden a aterrizar sus ideas, crear nuevas estrategias, observar y desarrollar su propio liderazgo, detectar y minimizar sus áreas de oportunidad.

Observar-te. Probar-te. Creer-te. Ayudar-te.

Y es que, comúnmente la inseguridad no va ligada a falta de conocimientos técnicos, sino a la manera en que nos comportamos (o no) dentro de la organización o del equipo, entender a la empresa, a sus líderes, trabajar en equipo; ¡impulsarlo, motivarlo, y un largo etcétera!

Las personas necesitamos ser capaces de entusiasmarnos y sobre todo transmitirlo a la organización; ser ejemplos, guías y, además ser congruentes.

Las empresas también están cada vez más abiertas a brindar a los empleados herramientas para su crecimiento, y es que ¡es imperioso modificar conductas, apoyar al factor humano y replantear prioridades que traigan éxitos de manera bidireccional!

© Centro Carbonell Online

La mentoría, además de transmitir conocimientos técnicos, transmite experiencias de vida que transforman vidas. ¡Los mentores nos convertimos en brújulas, faros, maestros, psicólogos, tanatólogos, gestores de emociones positivas y negativas, guardianes y guerreros que protegemos a nuestro aprendiz!

Además de todo lo anterior, me gusta añadir un ingrediente más a mis mentorías. Ellas son la conexión a un compromiso social. La responsabilidad que tenemos como mentores de transmitir conocimiento, a través de nuestras habilidades, para inspirar al aprendiz a desarrollar las suyas, tienen que ser de alto valor, de tal manera que el aprendiz decida también ser un ejemplo, que logre inspirar a más y más personas.

¡Así que, si aún tienes dudas, atrévete a ser un mentor o un aprendiz!


También te recomendamos…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.